ARSIS
Nuestra Historia

Inicios: Arsis se forma a partir del trío llamado “Estilo”, que inició sus ensayos en el barrio de La Paternal, continuó en Mataderos y finalmente en Lomas del Mirador. Fue en esa localidad que un entusiasta grupo de jóvenes se ofreció como colaboradores, utileros y plomos. Luego de exitosas presentaciones en vivo y con fin de enriquecer armónicamente la estructura, deciden incorporar teclados; para la época no era fácil. De manera participativa, amigas del grupo promueven una reunión con Roberto “Lalo” Pascual, (concertista de piano, admirador de F. Chopín, Keith Emerson y John Lord). Se concreta el encuentro con una sesión “unpluged” en casa de amigos y se establecen innumerables puntos en común. “Lalo”, asiste al Concierto organizado por La Comisión de Cultura de la Cooperativa de Saavedra y queda profundamente conmovido. Ingresa como integrante en Piano y Clavicordio, brindando al grupo un sonido realmente diferente, destacando aún más la singularidad de cada uno de los ejecutantes. Comienzan los ensayos en el barrio de Chacarita.
Se graba un demo en los estudios Netto Hnos. de la mano de “el portugués Da Silva” y a partir de ese momento, se produce una transformación y crecimiento compositivo constante.
Debido a la habilidad que desarrollaban para alternar en medio de las composiciones la acentuación de los compases (sincopa) deciden llamarlo ARSIS*. En griego se llamó ARSIS (elevación) a la marcación del tiempo débil de los compases coincidente con la elevación de la mano del director, su significado también está relacionado con la elevación del espíritu a través de la música.
Con esta formación actuaron junto a figuras como Los Jaivas, Lito Nebbia, Vox Dei, El Reloj, Moris, Tantor, Mam, Miguel Krochik, y otros. En varias ocasiones ARSIS es valorado por músicos como Moris, O. Moro, L. Valenti, C. Gabis, L. Favio. que los estimulan a seguir en ese camino. (Algunos de sus seguidores que frecuentemente concurrían a sus conciertos actualmente integran grupos de amplia trascendencia).
Crecimiento: Arsis invierte en nuevos y potentes equipos importados. Los teclados iniciales son reemplazados por piano, ensamble de cuerdas y sintetizador polifónico Crummar. La empresa Korg envía desde su país de origen dos amplificadores especialmente diseñados para el set de teclados. Se solicitan más colaboradores y mejor organización. La sala de ensayos queda muy pequeña y hay que dejarla.
Dos empresarios amigos R. Ríos y M. Arenas suman apoyo al proyecto y prestan un depósito en Ciudadela como sala de ensayos y centro de operaciones.
Integra a su primer cantante Antonio De Luca, dueño de una poderosa voz con naturales dotes operísticas; otra innovación para la época. Como resultado, había quienes valoraban la música y el ensamble vocal diferente, y otros, se manifestaban disconformes (y/o en desventaja) con críticas hacia la incorporación del Bell Canto argumentando que era incompatible. Antonio decide alejarse, sugiriendo a Carlos Kuraiem como cantante.
La resistencia: Algunos productores del momento se contactan con fines comerciales pero surgen conflictos de opinión sobre el esquema de los temas, desarrollo y contenido, a la vez que solicitan música “fácil”, argumentando que “la gente no entiende”.
ARSIS decidió asumir su papel como grupo independiente y verdaderamente “under” ya que su absoluta intransigencia conceptual y respeto por el público, le impedían transar.
Estaban dispuestos a resistir convencidos que el público “SI entiende y se da cuenta”.
Arsis se presenta en festivales de rock en la Rural, Ezeiza, Ramos Mejía, Moreno, Flores, Sociedades de Fomento de varias localidades del Oeste y Sur del GBA. en auditorios y teatros y todo lugar sin discriminación. También junto a grupos de folklore, chamamé, rock, tango y emergentes del Jazz Rock, tanto en capital como en el interior de la provincia de Buenos Aires.
Entre algunas negociaciones y propuestas, ARSIS continuó organizando con producción propia recitales en salas céntricas pequeñas y en los teatros Olimpia, Estrellas, Vitral, De la Cortada, Bambalinas y en 7 ocasiones en su preferido, el Auditorio Buenos Aires de la calle Florida (Auditorio Kraft).
Al no contar con el aval de compañías más poderosas, estos recitales recibían una repercusión menor en los medios que la de grupos amparados por las discográficas multinacionales. Pero la excelente concurrencia, les permite disponer de los fondos para realizar una producción discográfica independiente.
El Disco Simple en 45 rpm: Edgardo Miller, locutor radial, se interesa en el grupo, se ocupa de la producción comercial y los anima a editar su primer simple que registra los primeros dos temas compuestos por Arsis:
• Siento las Alondras (Alborada)
• Tiempo para ver
La grabación se realiza en el estudio Los Bárbaros y el Ing. de sonido es Amilcar Gilabert.
El simple se presentó en el teatro Bambalinas y con la entrada se obsequió un disco (una verdadera novedad para la época). Se distribuyó en disquerías y casas de música e instrumentos musicales agotando la edición rápidamente. Diferentes radios del interior del país solicitan más discos y se imprime otra tirada.
Surgen Problemas: Algo de popularidad y el reconocimiento de la gente, altera la rutina de trabajo de algunos de los integrantes que ahora, prefieren “no ensayar tanto”. . . cuando en realidad era el momento de trabajar más que nunca!!!
Al encarar el Larga duración y la construcción del estudio propio, entre ensayos, demoras y mudanzas, el baterista Claudio De Pasquale se aleja del grupo y es reemplazado inmediatamente por Eduardo Anetta. Carlos Kuraiem decide continuar como solista. La madre de Haroldo y Eduardo se enferma y entre el agravamiento, desenlace y duelo se produce un impasse de varios meses.
Reinicio de actividades: Ya con sala propia y espíritu renovado, comienza una larga búsqueda y selección de músicos.
Se integra a Gustavo Mira (Director del Inst. Musical de San Isidro) en Batería, a Mario González Long en Voz y posteriormente a Daniel Saiz en teclados; esta nueva formación mejora en calidad de sonido y arreglos. Es presentada oficialmente en el Teatro de San Isidro y otra vez el público los anima a emprender una producción más ambiciosa.
En un concierto, Gustavo ejecuta virtuosamente un solo de batería a “alta velocidad” por más de 12 minutos, aplicando complejos poli ritmos y compases de amalgama exhibiendo un dominio magistral sorprendente, provocando una excitada reacción del público y su total reconocimiento; al finalizar y debido al esfuerzo, sufre una descompensación y taquicardia.
Se graban varios temas con la idea de presentar un larga duración en estudio propio. Más tarde Gustavo sede su lugar a Pedro Di Princio, uno de sus alumnos más sobresalientes.
Arsis “for sale”: Francisco Lopreiatto, representante de grupos (como El Reloj, el dúo Pastoral y ex integrantes de Crucis), se interesa por la banda y comienza a promoverla consiguiendo convenientes contratos y shows en el Gran Buenos Aires, especialmente en localidades del Oeste.
Se realiza una presentación importante en un Club de Moreno como teloneros de Riff.
Luego propone realizar la presentación del ciclo “Vamos a Buscar la Musica” de Arsis, con Ricardo Soule como músico invitado en el Teatro de Morón.
A dos semanas del evento, Daniel Saiz decide no continuar y lo reemplazan Roberto Lalo Pascual y Manolo Piuri. A pesar de la lluvia intensa, el público supera la venta de entradas.
Más tarde, ARSIS se presenta como telonero de Riff en el club Huracán de San Justo ante un público exigente y amante del “Rock pesado” que pedía y coreaba por Pappo desde temprano. ARSIS inicia su show estrenando un tema con ritmo de chacarera, solo Haroldo con guitarra criolla y Mario en voz. El público pasa del estupor a la sorpresa en escasos segundos y al final del tema rompe en aplausos e ingresa el resto de la banda para interpretar los temas con el sonido característico.
Hoy Haroldo y Eduardo recuerdan: -Al finalizar nuestro show, fuimos a la parte de atrás del escenario y Pappo, que ya salía a tocar, nos felicita y con una sonrisa sardónica nos dice: “hay que tener huevos para tocar una chacarera antes que Riff !!! … eso era mucho más que felicitaciones!!!
Con la música nos atrevíamos a todo y el público siempre respondía bien.
Pasa el tiempo y se producen nuevos cambios y en forma subsiguiente tocan Carlos Banco, Gabriel Manso y Luis Otero batería; Jorge Ruffa teclados y Daniel Gonzalez y Roberto Ifram, voz .
Las diferencias conceptuales y los proyectos individuales resultan en otro impasse.
Haroldo viaja a los Estados Unidos y se establece allí por varios años subyugado por el Blues original del Sudeste norteamericano. Recorre Georgia, North y South Carolina, Alabama, Florida, Tenessee y Misissipi descubriendo y viviendo la esencia del Blues, el Bluegrass y el Folk, y principalmente nutriendo su experiencia musical en contacto directo con verdaderos maestros del Blues. Mientras tanto, Eduardo se integra a otros grupos de estilos musicales diferentes.
El reencuentro: Tras su regreso definitivo a Argentina, Haroldo, Mario y Eduardo se reúnen para relanzar un nuevo proyecto musical. Se agrega Roberto Hutnicki en teclados y Ricardo Talatinian en batería.
En diciembre de 2012, son invitados para tocar en un festival solidario en el Estadio Libertadores de América del Club Atlético Independiente y para este evento preparan algunos temas covers con apenas algunos ensayos. (Ver en Youtube) Eduardo, Haroldo y Mario vivieron una grata experiencia al reencontrarse sobre un escenario luego de 10 años.
La excelente interpretación del emblemático “Avellaneda Blues” de Manal, dió mucho que hablar y contó con la aprobación y reconocimiento de su compositor Claudio Gabis.
Eduardo comenta:¨Sentimos que La energía fluía, había feeling, nos mirábamos y el tiempo transcurría a otra velocidad”. A partir de esa presentación, se reaviva el fuego que da comienzo a esta nueva etapa de Arsis.
Puesta a punto: El proyecto Arsis siempre permaneció latente en la vida de sus fundadores. Pero aunque esos sentimientos permanecían fulgurantes, había que establecer un plan de trabajo, recuperar nivel y virtuosismo, transmitir criterios y objetivos a los nuevos integrantes. Como catalizador Arsis arregla e interpreta clásicos que influyeron en sus inicios y que perduran através del tiempo.
Vez tras vez se logran mejoras en la interpretación. Entonces surgen cambios de integrantes ingresando Daniel Balza en batería y más tarde María Laura Pidrabuena en voz.
Arsis realiza casi un centenar de presentaciones en diferentes tipos de eventos y salas culturales, festivales, auditorios, teatros, programas de radio y presentaciones en varias localidades de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos.
Actualidad: Haroldo, Roberto y Eduardo suman a su trayectoria y experiencia, el aporte de dosjóvenes integrantes: Daniel Alejandro Balza en batería y la talentosa María Laura Piedrabuena en voz, alcanzando una integración humana, artística y musical que se potencia día a día alcanzando y conmoviendo al público más exigente, sin distinción de edades ni preconceptos musicales.
Realizan la filmación del Vídeo Clip “Mi cuenta Regresiva” y graban su 1° CD que lleva como nombre “Anclados al Cosmos” relacionando su intención de superación permanente y armonía con el Orden del Universo.
El regreso de ARSIS a la escena musical es simplemente la continuación de un proyecto absolutamente ecléctico y atemporal, enriquecido por los aportes de todos y cada uno de los músicos que lo integraron y el de nuevos y jóvenes integrantes que permiten alcanzar emocionalmente a un público exigente y variado.
Lo mejor de esta historia es lo que está por escribirse, ¡¡¡te invitamos a ser parte de ella !!!
ARSIS presenta: ¨Anclados al cosmos¨… una experiencia atemporal.

Actuales Músicos Integrantes:
Maria Laura Piedrabuena Voz
Haroldo Omar Da Riva Guitarras eléctricas y acústicas, Mandolín, Strumstick y Coros
Eduardo Adrian Da Riva Bajos eléctricos y Coros
Roberto Hutnicki Teclados, Organo Hammond, Sintetizador y Coros
Daniel Alejandro Balza Batería y percusión